Presentación de Burkina Faso

 

Burkina Faso que significa literalmente « País de hombres íntegros » es un país de África Occidental al sur del Sahara con una superficie de 274.400 km2. Limita con Mali, Niger, Benin, Costa de Marfil y Gana  Su población está estimada en más de 17 millones de habitantes y está compuesto por unos sesenta grupos étnicos que viven en armonía, los unos con los otros.

 

La economía de Burkina Faso depende muy fuertemente de la agricultura, la que emplea a más del 80 % de la población activa. El algodón es el cultivo más rentable, si bien, en los últimos años, las explotaciones auríferas han adquirido importancia. Esta situación, además de la precariedad en la que viven las poblaciones, permitieron a los organismos internacionales clasificar a nuestro país entre los más pobres el mundo.

 

La religión ocupa un lugar predominante en la vida de lo bukinabeses. Tres son las religiones más importantes, el Islam, el Cristianismo y el animismo. El Islam ocupa el primer lugar, con un 60,5%, seguido por el catolicismo 19%, el animismo 15,3%, el protestantismo 4,2% ; un 1% no pertenecen a otros cultos o ninguno.

 

En Burkina, más de 60 etnias cohabitan en fraternidad y solidaridad desde hace siglos. Esto implica la suma de 66 lenguas, culturas y hábitos diferentes. La riqueza cultural es inmensa y muy variada. Cada pueblo o etnia valoriza su cultura. El país se enorgullece de sus numerosos sitios turísticos reconocidos en todo el mundo; entre ellos se encuentran monumentos naturales, culturales y cinegéticos. Aparte de éstos, numerosas manifestaciones culturales y artísticas dan visibilidad a este hermoso país: el Festival Internacional de Cine y de lo audiovisual de Uagadugu, el Salon Internacional de la Artesanía de Uagadugu y  la Semana Nacional de la Culture de Bobo Dioulasso.

 

El país de los hombres íntegros es un país donde se vive bien ya que la solidaridad, la fraternidad y la tolerancia son palabras maestras. El amor por el extranjero y la cultura de la paz están ancladas en la vida del pueblo burkinabés, los conflictos étnicos, religiosos y la xenofobia son raros, por no decir inexistentes. La cohesión social convierte a Burkina en un país de acogida, desde hace siglos.

 

A partir de 2008, el país ha experimentado tensiones sociales principalmente de orden político. La crisis registrada en 2008 se debió al costo de la vida, que provocó bastante malestar social, En 2011 hubo otra crisis que partiendo de los estudiantes llegó hasta el ejército y la estabilidad se vio muy amenazada. Pero, gracias al diálogo y la ingerencia de autoridades religiosas, algo habitual, aparte de la de la sociedad civil, se le encontró salida a estas crisis,  En octubre de 2014 el país conoció otra gran crisis con el levantamiento popular que destituyó al presidente Blaise Compaoré. Una transición de un año siguió a esta revolución que concluyó con las elecciones del 29 de noviembre de 2015. Antes, todo el pueblo resistió como un solo hombre el putsch del 16 de septiembre de 2015. Los burkinabeses siempre han dado muestra de su buen sentido al buscar, en todos los casos, la conservación de la paz y la cohesión nacional.

 

Habiendo vuelto a la democracia mediante la organización de elecciones verdaderamente democráticas de noviembre de 2015,  el nuevo gobierno se empeña en garantizar la seguridad y el pan cotidiano, en justicia y equidad. Pese a la herencia desastrosa en lo económico que dejó Compaoré, está permitido sentir mucha esperanza .

Noticias
Fotos