Maria Teresa Caviglia, presidenta, 2008-2012

 

Sin lugar a dudas el hecho de haber ejercido la presidencia del Miamsi ha sido una de las experiencias más  impactantes de mi vida.

 

Estar al frente del Miamsi es un servicio hacia el interior del movimiento de representación y coordinación  y al mismo tiempo un servicio al interior de la Iglesia. El movimiento con su espiritualidad a partir de la vida, su posición  inclusiva, donde opción preferencial por los pobres tiene mucho para decir  y numerosos testimonios para dar.  El tomar conciencia de todo lo que teníamos par aportar a la Jerarquía sobre nuestro carisma y nuestra formar de seguir con fidelidad el mensaje de Cristo, pese a nuestras incongruencias, fue de los hechos que más me marco en estos cuatro años pasados.

 

El otro aspecto que me resultó importantísimo fue la posibilidad de conocer y profundizar la relación con los diferentes movimientos nacionales con culturas, razas e idiosincrasias diversas pero constatando que pese a  esas diferencias  todos tienen la misma óptica para ver la sociedad que les rodea y entienden  que el camino a transitar como cristianos es el mismo: el servicio a nuestros hermanos siendo la voz de los que no la tienen y analizando con sentido crítico cuál puede ser como personas con responsabilidades nuestro papel para construir un mundo más justo y fraterno.

Noticias
Fotos