¿Quiénes somos?

Una comunidad de movimientos de iglesia formado por personas con responsabilidades profesionales, económicas, sociales, políticas y culturales en el mundo.

Juntos, estos laicos y laicas quieren comprometerse en la transformación de las mentalidades y las estructuras de la sociedad en la que están inmersos, para hacerlas coherentes con los valores del Evangelio en que se basan.

 

¿Qué deseamos?

 

Promover un mundo más humano y fraterno que priorice a la opción por los pobres y la promoción y defensa de los derechos humanos.

Fortalecer los contactos con las instancias supranacionales para la promoción de la paz, de la solidaridad y de la justicia.

Participar en la construcción de la Iglesia universal teniendo en cuenta las diferentes culturas y situaciones socioeconómicas.

Promover el diálogo ecuménico e interreligioso con el fin de trabajar conjuntamente a favor de la dignidad humana y el respeto.

de la integridad de la creación.       (cf. Art 3 de los Estatutos)

 

¿Cómo trabajamos?

 

Ver: Mirando con lucidez y sentido crítico  las realidades del mundo, las culturas y los estilos de vida de nuestras sociedades.

Discernir:  Tomando en cuenta

  • los avances de las ciencias humanas.
  • La Declaración Universal de los Derechos Humanos.
  • la experiencia de los creyentes.
  • las enseñanzas de la Escritura y de la Palabra de Dios.

Actuar: Trabajando para cambiar nuestra propia mentalidad y cultura, buscando, en colaboración con  otras instancias y organi-zaciones, mediante acciones personales y colectivas, transformar y humanizar las condiciones de vida de las personas y las estructuras de la sociedad.

 

Nuestra Espiritualidad

 

Los miembros del MIAMSI están llamados a vivir el seguimiento de Cristo para :

1.      evangelizarse a sí mismos y su medio social;

2.      promover el Reino de Dios en su vida de laicos y en la vida del mundo.

Para ello los miembros del movimiento se reúnen en grupos pequeños en los que se intercambian ideas y experiencias mediante:

  • el método del Ver – Discenir – Actuar
  • la meditación de la Escritura, teniendo siempre presente el vínculo entre Fe y Vida;
  •  la revisión de vida, la encuesta o tema del año propuesto por el movimiento.
  • Viven de esta forma una experiencia de encuentro con Dios, que el movimiento ha de favorecer.

El movimiento fomenta entre los equipos y en la sociedad un pluralismo que acoge las diferencias y  la interpelación mutua a nivel individual y colectivo.

(art. 4 de los Estatuos)

Noticias

Fotos