Geneviève Tyack, presidenta, 1998-2001

 

 Testimonio  de  mi  compromiso en el  MIAMSI.

Soy Genevieve Tyack,  de  la Isla  Mauricio.  Entro en la ACI, hace 45  años. Comienzo en un equipo de señoras en 1968. Este equipo sigue reuniéndose. La visita de Marie Louise Monnet me impulsa. Tengo la suerte de recibirla para una comida en la que comparte su fe y su convicción sobre la evangelización de los medios independientes. Me  apasiona este intercambio y rápidamente entro en la Junta Nacional.

La espiritualidad  del movimiento, es para mí una gran novedad .

“Evangelizar nuestras mentalidades para cambiarlas y hacerlas conformes con el evangelio, a través  de la lectura de  nuestras vidas y el método ver-discernir-actuar”

Vincular la vida con la fe, reflexionar sobre las estructuras del pecado, analizar mis reacciones y actitudes, reflexionar sobre la situación política, económica, social de mi país, del mundo, son para mí un camino concreto de evangelización. Unos años más tarde acepto la responsabilidad nacional. Y luego participo en la Junta Inter islas.      Asumo la responsabilidad de esta junta durante varios años.

En la AG de México en 1996, entro en la Junta Internacional, llego a ser presidenta en  1998 hasta 2001.

Lo que más me importa en este movimiemto es el cuidado que damos a lo que pasa en nuestras vidas cotidianas, nuetras familias, nuestro país, el mundo, la política, la economía, lo social.nuestra fe no está encerrada dentro de los muros de una iglesia, está en el corazón del mundo.

Así en Mauricio cambiamos el término ACI por Fe y Vida. Quisiera ir más allá diciendo fevida en un solo impulso!!!  Para mí es todo uno.  Y eso lo he descubierto a través de nuestro método, a través de las reuniones de Acción Católica, medio obrero medio independiente, las  numerosas agrupaciones de  Acción  Católica,  las  visitas a todos los  continentes,  la  riqueza  de los  intercambios por el mundo.he aprendido mucho. Cambió mi manera de ver el mundo y me he comprometido  hasta en política  sabiendo que en ese ámbito se toman todas las decisiones que pueden cambiar el mundo. Hoy he aceptado colaborar en una acción de  Naciones Unidas en el pueblo costeño donde vivo.  Rehabilitar una ciudad obrera en una zona de gran pobreza. He aceptado esa responsabilidad porque fue un sueño del  MIAMSI durante mi mandato cuando llegamos a ser miembros observadores de Naciones Unidas.

   “ erradicación de la  pobreza” 

Un momento clave fue el congreso de  Fiuggi  en  2000.  Todas estas personas unidas con un  objectivo único :  “transformarse para transformar  el  mundo”.  La ACI me hizo comprender  que al hacer lo posible de hoy podíamos hacer posible lo imposible de MAÑANA’.

 

Noticias
Fotos