Fernando Aguirre B., presidente, 1992-1996

¿Cómo fue que el MIAMSI devino en una ONG Internacional ante Naciones Unidas?

 

En la Asamblea General de Bélgica en 1992, cuando la Junta Internacional resolvió nombrarme Presidente, una de las recomendaciones finales de movimientos nacionales participantes fue que el MIAMSI debería tener una presencia más activa en la sociedad debiendo una ONG Internacional. Similar recomendación la hacía el Consejo para los Laicos de la Santa Sede. Otros movimientos internacionales por entonces miembros de la Conferencia de las Organizaciones Católicas Internacionales (OICs) tenían ya esa condición.

  1. Dando continuidad a esa recomendación dimos inicio a una investigación sobre cual sería la mejor manera de lograrlo. Identificamos que lo más apropiado era solicitar reconocimiento del  Comité de ONGs del Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas. Obtuvimos la información detallada sobre sus requisitos. Uno de ellos era identificar el área de actividad e interés de la organización, teniendo en cuenta la promoción y la defensa de los derechos humanos.

 

  1. Como parte de la solicitud había que evidenciar nuestra condición jurídica y nuestro historial que demostrare que estuvimos y continuábamos estando comprometidos en esa área de actividad a nivel internacional. Compilamos y presentamos los documentos de reconocimiento como asociación civil privada en Francia y como organización internacional católica reconocida por la Santa Sede. Se presentaron los estatus junto con otros documentos.

 

  1. Uno de los desafíos más difíciles pero al mismo tiempo el más interesante consistió en demostrar nuestro compromiso en la promoción y defensa de los derechos humanos. Puesto que había que presentar documentos de respaldo investigamos la historia de los movimientos nacionales, del MIAMSI y de sus organizaciones regionales. El producto fue la compilación de documentos tales como informes y conclusiones de encuentros y conferencias nacionales, regionales e internacionales. Pudimos identificar, pese a las diferencias nacionales y regionales, que el movimiento y sus miembros estuvieron y continuaban estando comprometidos, en muy variadas formas, en numerosas actividades e iniciativas que directa o indirectamente probaban nuestro compromiso en la promoción y defensa de los derechos humanos. Hicimos copias de toda la documentación que así lo mostraba para acompañarlas a nuestra solicitud, la cual fue enviada al secretariado respectivo de ECOSOC. Nuestra solicitud oficial fue presentada durante el 2004 si mal no recuerdo.

 

  1. Dicho secretariado solicitó aclaraciones que presentamos oportunamente y finalmente nuestra solicitud quedó oficialmente registrada para incluirse en el Orden del Día de una próxima asamblea general del Comité de Naciones Unidas para las ONGs en Nueva York para fines de aprobación o rechazo.

 

  1. La primera parte de la revisión por el Comité consistió en una audiencia en una de sus sesiones plenarias, en fecha que se me pierde en la memoria. Fui convocado y viajé a Nueva York para la audiencia. El Comité consistía de algo más de veinte delegados gubernamentales debidamente acreditados ante la ONU.

 

  1. Durante la primera parte de la audiencia hice una explicación sobre qué era el movimiento a nivel internacional, su organización, reconocimiento oficial y nuestro compromiso en esta área de actividad. Siguieron comentarios y preguntas de los delegados, que se convirtió en la parte más difícil. En ese momento existía una controversia entre el Gobierno de Rusia y la Santa Sede en relación a una ley rusa de regulación de las iglesias y religiones en ese país. El delegado ruso fue el primero en oponerse a nuestra solicitud. Como habíamos presentado todos nuestros documentos como organización internacional católica, el delegado de la India manifestó su preocupación en torno a nuestra “espiritualidad”, confundiéndonos con movimientos “espiritistas” prohibidos en la India. Otros delegados pusieron en duda nuestra independencia de la Santa Sede debido a que nuestro asesor debía contar con la aprobación de ella. Quedaba en duda nuestra condición como ONG independiente de carácter “no religioso” (asociación civil privada bajo las leyes de Francia). Hice muchos esfuerzos para aclarar estos y otros temas que surgieron durante la audiencia que se prolongó por varias horas. Mencioné que otras organizaciones similares ya había sido reconocidas.

 

  1. Se postergó la audiencia para la tarde luego de que se solicitara al Secretariado que verifique cuales otras organizaciones habían sido reconocidas. Le facilité una lista y también recibí el apoyo de la oficina de las OICs ante Naciones Unidas, cuyas oficinas se encontraban cerca para obtener más información. Algunos delegados me recomendaron hablar con delegados claves ante la Comisión, Rusia, Irlanda y los Estados Unidos de America. Pude hablar con estos dos últimos pero no así con el delegado ruso que rehusó recibirme. Varios delegados latinoamericanos ofrecieron su apoyo. El Presidente de la sesión, de Chile, tuvo un papel importante de facilitación. Finalmente se reinstaló la audiencia y luego de un informe positivo del Secretariado y explicaciones adicionales, nuestra solicitud fue aprobada por consenso con la oposición silenciosa del delegado ruso. Fue para mí un día muy estresante que no había previsto. Pero finalmente concluyó. Pensé que la audiencia sería mera formalidad, pero no fue así……….Resultó un complicado debate lleno de implicaciones políticas.

 

  1. Pocos días antes de nuestra siguiente Asamblea en Guadalajara, el 1996 y luego de cerca de cuatro años de esfuerzo nos comunicación la aprobación de nuestra solicitud…..La confirmación oficial llegó pocos días después de la Asamblea, quedando la tarea de cumplimiento y seguimiento en Ginebra a la siguiente Junta Internacional que fue elegida en Guadalajara.
Noticias
Fotos