DECLARAMOS ILEGAL LA POBREZA

La pobreza no es un problema del pobre, es un problema de todos.

Ilegal pobrezaLa “seductoramente provocadora” invitación a trabajar para “declarar ilegal la pobreza” fue materia central de un seminario que tuvo lugar a fines de 2014 en Santiago de Chile, al que asistieron varios miembros de Renovación Cristiana de Chile – MIAMSI, que han venido compartiendo trabajos y reflexionescon otras agrupaciones, entre ellas el movimiento Amerindia.El título que encabeza estas líneas puede sonar una idea descabellada pero no podemos desconocer que la utopía de la abolición de la esclavitud debió ser aún  más descabellada hace un par de siglos.

Escuchamos las exposiciones del obispo de Aysén, Monseñor Infanti; del economista italiano Riccardo Petrella , rector de la Universidad del Bien Común en Verona; deBenito Baranda, sociólogo chileno, actualmente director de “América Solidaria”; deldiputado nacional y ex dirigente estudiantilGiorgio Jackson; deAníbal Faccendini,  director de la Cátedra del Agua en la Universidad de Rosario, Argentina y el economista Hugo Fazio, de Cenda, y compartimos con personas de muy heterogéneos sectores. Al concluir la jornada reafirmamos nuestra idea deque no bastan los cambios de mentalidad y las buenas intenciones: como cristianos estamos llamados a empeñar todos nuestros carismas y el poder al que tenemos acceso para que el mundo pueda acercarse al reino de Justicia que Jesús anunció.

“Declaramos ilegal la pobreza” es una afirmación y unadecisión.Sabemos que enfrentamos un reto para el cual no hay recetas. Se requiere primero llegar a un acuerdo sobre qué es legítimo en el sistema actual.El empobrecimiento es un fenómeno global que necesita soluciones colectivas para cambiar una sociedad injusta.Un ejemplo es el referido a los alimentos. A nivel mundial, un 44% de la producción de alimentos termina en la basura para que no baje demasiado el precio en el país productor. ¿Quién determina el precio del grano de arroz? No es el hambriento, ni el productor, ni el comerciante, sino el mercado financiero.

En los últimos 40 años, a nivel mundial, Chile es el país que más ha segregado a su sociedad con uno de los índices de mayor desigualdad en Latinoamérica, donde el 1% de la población más rica acapara el 30% de los ingresos del país. Las políticas de vivienda se convirtieron en vehículos de exclusión.Si bien las cifras de la pobreza y desnutrición han disminuido en las últimas décadas, hay una gran multiplicidad de las formas de pobreza. Entre las clases emergentes que acceden a serclase media, con hijos universitarios de primera generación, la precariedad, el temor al desempleo y el endeudamiento son una realidad angustiante.

La propuesta de este seminario es que Chile llegue a ser uno de los países comprometidos en esta cruzada. Sin embargo, esto no puede ser puro voluntarismo, ya que se requiere una lucha consistente  a largo plazo.De esta manera iniciaremos acciones para promover esta iniciativa en coordinación con otros grupos locales, regionales y continentales, para hacer llegar, desde todos los continentes, el pedido a la ONU de declarar ilegal la pobreza.

Maria Marta Raggio

Noticias
Fotos