Daniel Guéry, presidente, 2001-2008

Algunos ecos de una presidencia

 

Existen diversas maneras de rendir cuentas de uno o de varios mandatos para la presidencia de un movimiento internacional. Yo escojo uno, el del testimonio. En efecto, más que a través de una responsabilidad de movimiento nacional, lo que aceptamos vivir a nivel del MIAMSI nos lleva más allá, de hecho, a sensibilizarnos sobre la universalidad de la Buena nueva del evangelio y la catolicidad de nuestra iglesia.

 Testigo de una vida muy rica de movimientos :

Habiendo confirmado mi presidencia del MIAMSI después del Congreso de Fiuggi, era imposible olvidar las realidades nacionales de los movimientos miembros expresadas con tanto entusiasmo con motivo del jubileo del año 2000. Herederos de un mensaje fuerte, nuestro bureau 2000 – 2004 se propuso dar a esa dinámica mundial una continuación positiva y constructiva.

La relectura hecha por los movimientos nacionales y los secretariados regionales a raíz de ese congreso facilitó tomar el relevo de un equipo marcado por el fallecimiento de Brigitte Devaux, presidenta elegida en 1996 en  Guadalajara.

Lo que más me sorprendió durante mis años como responsable fue la rica variedad de formas de llevar a cabo las intuiciones del MIAMSI. Cada país, cada continente, en función de la historia de sus pueblos, de la forma como es recibido el Evangelio, busca el mejor camino para desarrollar la vida de los equipos y el lazo entre Vida y Fe : la lucha contra la inequidad en América Latina, la formación de mandos medios en África, el empeño en cambiar mentalidades en Europa , la presencia siempre renovada del cristianismo en el Cercano Oriente, maneras diversas de concretar el camino propuesto por el  MIAMSI.

La dinámica del MIAMSI, a nivel mundial, no es sino la recolección de las dinámicas nacionales de los movimientos, orquestada por los Secretariados Continentales que les dan el relieve necesario en el marco de una visión internacional. Son esos envíos y retornos nacionales / internacionales los que nutren nuestras Asambleas Generales y nuestra presencia ante instituciones internacionales tales como la ONU y el Consejo de Europa. Tenemos un ejemplo evidente en la problemática de las migraciones. Ha sido la fuente de un tema de Asamblea General (Malta 2008), temas de encuestas del año, de intervenciones ante la ONU…

 

Testigo de una vida efectiva de Iglesia

A partir de los primeros encuentros del equipo internacional pude experientar esa vida de Iglesia, en la forma de un compartir fraternal que, sin ser sensiblero, enfoca el ponerse al servicio de la misión recibida de nuestros predecesores, nuestros mayores: el sentimiento de ser un eslabón de una larga cadena que los sobrepasa completamente. Y lo que caracteriza esos intercambios no es la simple simpatía de los unos por los otros, sino la pertenencia a Cristo y la vocación misionera que anima a cada uno de entre nosotros.

 

Para dar cuenta de la riqueza eclesial verdaderamente encontrada, habría que mencionar las numerosas iniciativas asumidas por los equipos locales, así como las visitas hechas a comunidades variadas con las que los movimientos nacionales se encuentran en trabajando a la par. La unidad en la diversidad es vivida realmente en el corazón del MIAMSI y más allá. Es bien difícil y delicado hacer compartir esta experiencia, pero puedo atestiguar que los grupos cristianos de Latinoamérica viven la misa pasión evangélica que los del África subsahariana y la vieja Europa. La alegría de créer expresada durante el transcurso de las reuniones del Inter-Islas no tiene nada que envidiarle a la del Cercano Oriente : un mismo Señor, una misma fe, un mismo bautismo un solo Dios y Padre!

Por haberlo vivido, me ha tocado ser testigo, durante mis dos mandatos para la presidencia, de una real colaboración entre ministros ordenados y laicos . Esta experiencia tomó foras diversas formas, empezando por el acompañamiento del asesor internacional. Lo miso puede decirse de los capellanes nacionales y las jerarquías respectivas de los países visitados ; su escucha, sus consejos y su apoyo con motivo de las Asambleas Generales nos fueron siempre preciosas!

 

Uno de los momentos fuertes de los mandataos 2000 / 2004 y 2004 / 2008 consistió en tener que decidir qué tipo de estatuto canónico queríamos darnos y presentarlo a la Santa Sede: el diálogo con el Consejo Pontificio para los Laicos  (CPPL) ha sido fácil, respetuoso de las intuiciones del  MIAMSI tal como fueron formuladas por Marie Louise Monnet.  Los nuevos estatutos (Asociación internacional privada de Fieles Laicos – cf derecho canónigo de  1983) son fruto de importantes debates de ideas a nivel de movimientos, de Secretariados y del Bureau internacional, en diálogo contante con nuestros interlocutores en la Santa Sede. Un tomarse muy en serio la vida asociativa en el seno de la Iglesia, un reconocimiento efectivo de la fuerza del ser bautizados .

 

Esta colaboración con la Santa Sede fue ininterrumpida a lo largo de ambos mandatos, tanto en el marco de los preparativos de encuentros regionales como en el sostén, tanto material,  como de las iniciativas tomadas por nuestro movimiento internacional.

 

Testigo de la pertinencia de la Buena Nueva

Según los continentes, un mismo objetivo es perceptible : respetar la dignidad de la persona, ya que ha sido creada a imagen de Dios.

Durante los diversos viajes misioneros que pude efectuar a través del mundo, siempre he sido acogido en forma fraternal, Pero más allá de la acogida personal, me ha sorprendido la rapidez con que nuestros encuentrso abordaban el tema de la coherencia entre Fe y Vida. Ya no se trataba de que fuésemos europeos o africanos, sirios y de las islas Seychelles, lo que importaba era saber cómo vivir nuestras responsabilidades en el respeto por las personas, al servgicio de la sociedad, dialogando con aquellos y aquellas que pueden convertir las mentalidades, hacer que nuestras sociedades evolucionen.

Podría citar numerosos ejemplos, pero tal vez el Foro Ciudadano 2 en Cotonou, y las visitas a Beirut y Damasco sean las llamadas a ser representitivas de todos mis encuentros : una sensibilización y una formación en Doctrina Social de la Iglesia en el caso del encuentro africano y la voluntad de testimoniar una presencia cristiana en el corazón de un mundo en conflicto para los equipos del Cercano Oriente.

–                     En Africa, pude sentir esa voluntad de alimentarse con la visión cristiana del Hombre, la puesta en práctica de las bienaventuranzas propuesta por nuestra Iglesia a través de su doctrina social : tantos medios para vivir intensa y concretamente su fe en el corazón del mundo. Se trata, efectivamente, de promover al hombre y su desarrollo en todas sus dimensiones, porque ha sido creado a la imagen de Dios.   Cada vez que no es tomado en cuenta, como cada vez que se lo respeta, es Jesús quien está involucrado. Tal es nuestra fe, tal, la fuente de nuestro compromiso

–                     En cuanto al deseo de atestiguar nuestra pertenencia a Cristo, el orgullo de ser cristiano, ese testimonio llega al corazón de la sociedad, he ahí los temas que suelen alimentar a los equipos del Cercano Oriente. Muchas veces he sido testigo de ello. Pero en lo que respecta al testimonio, para el resto de los movimientos del  MIAMSI también es central. Por otra parte también se encuentra en el corazón de las preocupaciones actuales de las instituciones internacionales que conceden un lugar preponderante al diálogo intercultural e interreligioso.

Durante una conversación con Pablo VI, Marie Louise Monnet hablaba de las personas con muchas responsabilidades. El Santo Padre le respondió: “La Iglesia necesita que lleven a cabo esas grandes responsabilidades cristianamente, eso les hará felices” .* Creo poder decir que durante el transcurso de mis mandatos he conocido a personas que trataban de vivir sus compromisos diversos cristianamente, con alegría, lo que no significa que fuese fácil.

El MIAMSI, 50 años después de su nacimiento, sigue encaminando a numerosas personas conscientes de su misión: en un mundo complejo, dar al mensaje del Evangelio un rostro concreto,  entrar en diálogo fructífero con la suciedad para que la dignidad de todo hombre, de toda mujer sea protegida. Loe medios independientes tienen para ello habilidades particulares, talentos para ofrecer gratuitamente.

 

 

* « Avec Amour et Passion » – Marie Louise Monnet – page 235 – Editions CLD Chambray les Tours – Octobre 1989

Noticias
Fotos