Sin categoría

Mensaje Final

 

Mensaje Final de La XIV Asamblea General del MIAMSI En Burkina-Faso, del 28 de Octubre al 1° de Noviembre 2016.

El Dialogo, la paz y la reconciliacion : familia, religiones, ciudadania, culturas y pueblos en dialogo.

Felices los artesanos de la paz, ellos serán llamados hijos de Dios

 

Esta Asamblea General reunió a 21 países y, por la primera vez en la historia del MIAMSI, se realizó en África Sub-Sahariana, en Uagadugú Burkina-Faso. Este encuentro del África nos ha hecho tomar conciencia, en un contexto mundial de repliegue identitario, de temor y de conflictos de todo género, de la variedad de nuestras culturas y de nuestros compromisos. Somos hijos e hijas de un mismo Padre, lo que nos permite decir hoy que la paz es posible.

*1*- En todos los conflictos vividos en nuestros diferentes países, vemos la ignorancia mutua, entre nuestras religiones, nuestras sociedades, nuestras tradiciones y nuestras maneras diferentes de entender el mundo. Los conflictos surgen, para muchos, de este desconocimiento; la cual engendra el temor, el uso de la fuerza y la explotación y sobre todo la falta de respeto básico de la persona. Este temor y esta ignorancia conllevan también a la exclusión del otro, considerado como un peligro para uno. Todo esto impide el vivir juntos y el desarrollo del Bien Común. Las causas de estas situaciones son numerosas y variadas: políticas (desgobierno, corrupción e impunidad),económicas (financiación, dinero-rey, hombre-esclavo), religiosas (amalgama entre fe y espiritualidad, fundamentalismo), sociales y familiares (difícil dialogo intergeneracional, limitaciones tradicionales), culturales (mala utilización de las tecnologías de la información y comunicación, desigualdad hombre-mujer). Por otro lado vemos también el enorme trabajo de solidaridad humana, y todo el esfuerzo de apertura para aceptar al otro, para construir la paz y la reconciliación.

*2* – El mundo, la humanidad, no pueden ser destruidos, porque son la obra de Dios. Ésta es nuestra esperanza. La paz y la justicia están estrechamente relacionadas con El. El mundo se transforma y nos obliga a permanecer coherentes con nosotros mismos y nuestras convicciones profundas enraizadas en el Dios de Jesucristo. Todas estas causas pueden influenciarnos hacia el mal. Nadie puede escapar de estas situaciones  de desorden y de destrucción, tanto en la familia humana como en la creación que la alberga. Aceptemos y reconozcamos simplemente nuestros límites y nuestras incapacidades para construir el Bien Común. La palabra de Dios y la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) están ahí para ayudarnos a reencontrar nuestra identidad de seres creados a la imagen de Dios. La palabra de Dios le da sentido a la Doctrina Social de la Iglesia.

*3*- Por tanto estamos llamados a actuar por la instauración de la paz. Se deben respetar los pasos: conversión personal, paciencia, tenacidad, restablecimiento de la confianza, promover “El Árbol de la Palabra” o cualquier otro espacio propicio para poder encontrarse, cueste lo que cueste, con la audacia de ir a contracorriente, de avanzar y rechazar el miedo. Vivamos la amistad y la solidaridad mediante la búsqueda de las cosas comunes, simples y cotidianas. El testimonio sigue siendo mucho más fuerte que todos los discursos! Nada de esto será fructífero sin la oración – personal y colectiva. El ejemplo de Jesús y de los profetas nos lo muestra: solo el Espíritu Santo transforma los corazones y las situaciones de aquellos que lo acogen.

 

Uagadugú, 1º de Noviembre de 2016

 

 

Presentación del movimiento

 

La conferencia episcopal Burkina-Niger es un vasto territorio que reúne a numerosos católicos conocidos por su dinamismo en el marco de la acción católica. La historia del MIAMSI en Africa Occidental comenzó, oficialmente, durante la Asamblea General en   Heer-sur-Meuse, Bélgica, en 1992, cuando Burkina Faso de adherente pasó a ser movimiento miembro. A partir de ese momento ha sido posible medir la fuerza del Espíritu Santo en nuestro medio.    Encomendamos a todos esos grupos de nuestro país a las oraciones de todos, por que la obra de Dios y de su Reino se siga amplíando.

 

Grupo  Amistad

El grupo de amistad tiene cincuenta años de existencia. El dejó testimonio de la riqueza de tales agrupaciones que permiten sostener a los miembros que lo componen en su vida familiar, de trabajo y, en general, ayudando a las mujeres de su diócesis a asumir su parte en la construcción de nuestra Iglesia-familia. Hoy el grupo se ha desgastado por el hecho de no haber logrado rejuvenecerse.

 

Amicale Cœur Ouvert

“Corazón Abierto”, nació a raíz de una interpelación del Obispo emérito e Bobo Diulasso,  Mgr Anselme Titianma SANON (su presencia muy recordada en las AG del MIAMSI, años 1980-1992) quien pidió que las « puertas cerradas del barrio residencial » se abrieran, de ahí en más. Así fue como familias católicas del barrio « petit paris » se reunieran para compartir la Palabra de Dios y ponerse a la disposición del Obispo, con miras a ayudarlo en su apostolado. Aunque por momentos se deje sentir el cansancio en este grupo, una decena de sus miembros sigue estando muy activa.

 

Amicale Cœur et Vie

« Corazón y vida » (ACOVIE) de tres años de antigüedad, es un grupo compuesto de una decena de jóvenes que, a través de actividades orientadas hacia el refuerzo de su espiritualidad, el apoyo entre los miembros y la acogida a escolares, trata de movilizar a los grupos mayores mediante las interpelaciones que sus acciones suscitan.

 

Grupo de Ouagadougou

Los siete miembros adherentes de Uagadugu, se reúnen todos los primeros viernes del mes para compartir la Palabra y las dificultades de sus miembros. Son el grupo activo en la organización de la AG/ Forum de Ouagadougou.

 

Grupo de Tenkodogo

Compuesto básicamente por docentes y de personal de aduanas, este grupo de Tenkodogo es el último en nacer en Burkina. Organizado en torno a Alphonse SANON,  ambicionan aportar respuestas a las preocupaciones de sus hermanos y hermanos en la Diócesis de Tenkodogo.

 

Club MIAMSI

Respondiendo al llamado de los Obispos de la Conferencia Episcopal Burkina – Niger, ante los trastornos internos del país, en particular, los episodios de violencia escolar sucedidos en 2011. La constatación del abandono, por parte de los padres, de la educación de sus hijos, ha promovido la creación de un colectivo que reuniera a alumnos, educadores y padres, para instaurar un diálogo franco que buscara destrabar bloqueos eventuales que ocasionan violencia al interior de los establecimientos.

El club MIAMSI del Liceo Marie Adelaïde que cuenta con más de 125 adherentes, incluye  actividades de formación espiritual y de descubrimiento en profundidad de la Palabra de Dios. Los miembros aspiran a convertirse en ejemplos dentro de su medio, Su divisa es Ver – Creer – Actuar.

Otros están en vías de ser creados en las diócesis de Banfora, de Dédougou et de Koudougou.

Presentación de Burkina Faso

 

Burkina Faso que significa literalmente « País de hombres íntegros » es un país de África Occidental al sur del Sahara con una superficie de 274.400 km2. Limita con Mali, Niger, Benin, Costa de Marfil y Gana  Su población está estimada en más de 17 millones de habitantes y está compuesto por unos sesenta grupos étnicos que viven en armonía, los unos con los otros.

 

La economía de Burkina Faso depende muy fuertemente de la agricultura, la que emplea a más del 80 % de la población activa. El algodón es el cultivo más rentable, si bien, en los últimos años, las explotaciones auríferas han adquirido importancia. Esta situación, además de la precariedad en la que viven las poblaciones, permitieron a los organismos internacionales clasificar a nuestro país entre los más pobres el mundo.

 

La religión ocupa un lugar predominante en la vida de lo bukinabeses. Tres son las religiones más importantes, el Islam, el Cristianismo y el animismo. El Islam ocupa el primer lugar, con un 60,5%, seguido por el catolicismo 19%, el animismo 15,3%, el protestantismo 4,2% ; un 1% no pertenecen a otros cultos o ninguno.

 

En Burkina, más de 60 etnias cohabitan en fraternidad y solidaridad desde hace siglos. Esto implica la suma de 66 lenguas, culturas y hábitos diferentes. La riqueza cultural es inmensa y muy variada. Cada pueblo o etnia valoriza su cultura. El país se enorgullece de sus numerosos sitios turísticos reconocidos en todo el mundo; entre ellos se encuentran monumentos naturales, culturales y cinegéticos. Aparte de éstos, numerosas manifestaciones culturales y artísticas dan visibilidad a este hermoso país: el Festival Internacional de Cine y de lo audiovisual de Uagadugu, el Salon Internacional de la Artesanía de Uagadugu y  la Semana Nacional de la Culture de Bobo Dioulasso.

 

El país de los hombres íntegros es un país donde se vive bien ya que la solidaridad, la fraternidad y la tolerancia son palabras maestras. El amor por el extranjero y la cultura de la paz están ancladas en la vida del pueblo burkinabés, los conflictos étnicos, religiosos y la xenofobia son raros, por no decir inexistentes. La cohesión social convierte a Burkina en un país de acogida, desde hace siglos.

 

A partir de 2008, el país ha experimentado tensiones sociales principalmente de orden político. La crisis registrada en 2008 se debió al costo de la vida, que provocó bastante malestar social, En 2011 hubo otra crisis que partiendo de los estudiantes llegó hasta el ejército y la estabilidad se vio muy amenazada. Pero, gracias al diálogo y la ingerencia de autoridades religiosas, algo habitual, aparte de la de la sociedad civil, se le encontró salida a estas crisis,  En octubre de 2014 el país conoció otra gran crisis con el levantamiento popular que destituyó al presidente Blaise Compaoré. Una transición de un año siguió a esta revolución que concluyó con las elecciones del 29 de noviembre de 2015. Antes, todo el pueblo resistió como un solo hombre el putsch del 16 de septiembre de 2015. Los burkinabeses siempre han dado muestra de su buen sentido al buscar, en todos los casos, la conservación de la paz y la cohesión nacional.

 

Habiendo vuelto a la democracia mediante la organización de elecciones verdaderamente democráticas de noviembre de 2015,  el nuevo gobierno se empeña en garantizar la seguridad y el pan cotidiano, en justicia y equidad. Pese a la herencia desastrosa en lo económico que dejó Compaoré, está permitido sentir mucha esperanza .

XIV Asamblea General y Forum Internacional

 

  • Programa de la XIV AG 2016 – Esp

  • Presentación de Burkina Faso

  • Presentación del movimiento

  • Burkina PPS en francés

AGENDA 2016

 

MARZO

  • Reunión de la Junta Internacional, Roma, del 6 al 11 de marzo.

 

 

ABRIL

  • Reunión de MIACS (Movimiento Internacional de la Acción Católica Especializada)  en Roma del 28 al 30 de abril

 

 

OCTUBRE

  • XIV Asamblea General de MIAMSI y Foro Internacional en Burkina Faso del 28 de octubre a la 1 de noviembre.

 

 

NOVIEMBRE

  • Reunión de Relé Europea en Porto, Portugal, el 25, 26 y 27 de noviembre

DECLARAMOS ILEGAL LA POBREZA

La pobreza no es un problema del pobre, es un problema de todos.

Ilegal pobrezaLa “seductoramente provocadora” invitación a trabajar para “declarar ilegal la pobreza” fue materia central de un seminario que tuvo lugar a fines de 2014 en Santiago de Chile, al que asistieron varios miembros de Renovación Cristiana de Chile – MIAMSI, que han venido compartiendo trabajos y reflexionescon otras agrupaciones, entre ellas el movimiento Amerindia.El título que encabeza estas líneas puede sonar una idea descabellada pero no podemos desconocer que la utopía de la abolición de la esclavitud debió ser aún  más descabellada hace un par de siglos.

Escuchamos las exposiciones del obispo de Aysén, Monseñor Infanti; del economista italiano Riccardo Petrella , rector de la Universidad del Bien Común en Verona; deBenito Baranda, sociólogo chileno, actualmente director de “América Solidaria”; deldiputado nacional y ex dirigente estudiantilGiorgio Jackson; deAníbal Faccendini,  director de la Cátedra del Agua en la Universidad de Rosario, Argentina y el economista Hugo Fazio, de Cenda, y compartimos con personas de muy heterogéneos sectores. Al concluir la jornada reafirmamos nuestra idea deque no bastan los cambios de mentalidad y las buenas intenciones: como cristianos estamos llamados a empeñar todos nuestros carismas y el poder al que tenemos acceso para que el mundo pueda acercarse al reino de Justicia que Jesús anunció.

“Declaramos ilegal la pobreza” es una afirmación y unadecisión.Sabemos que enfrentamos un reto para el cual no hay recetas. Se requiere primero llegar a un acuerdo sobre qué es legítimo en el sistema actual.El empobrecimiento es un fenómeno global que necesita soluciones colectivas para cambiar una sociedad injusta.Un ejemplo es el referido a los alimentos. A nivel mundial, un 44% de la producción de alimentos termina en la basura para que no baje demasiado el precio en el país productor. ¿Quién determina el precio del grano de arroz? No es el hambriento, ni el productor, ni el comerciante, sino el mercado financiero.

En los últimos 40 años, a nivel mundial, Chile es el país que más ha segregado a su sociedad con uno de los índices de mayor desigualdad en Latinoamérica, donde el 1% de la población más rica acapara el 30% de los ingresos del país. Las políticas de vivienda se convirtieron en vehículos de exclusión.Si bien las cifras de la pobreza y desnutrición han disminuido en las últimas décadas, hay una gran multiplicidad de las formas de pobreza. Entre las clases emergentes que acceden a serclase media, con hijos universitarios de primera generación, la precariedad, el temor al desempleo y el endeudamiento son una realidad angustiante.

La propuesta de este seminario es que Chile llegue a ser uno de los países comprometidos en esta cruzada. Sin embargo, esto no puede ser puro voluntarismo, ya que se requiere una lucha consistente  a largo plazo.De esta manera iniciaremos acciones para promover esta iniciativa en coordinación con otros grupos locales, regionales y continentales, para hacer llegar, desde todos los continentes, el pedido a la ONU de declarar ilegal la pobreza.

Maria Marta Raggio

Documento Final

 

Pontificium Consilium De Spirituali Migrantium Atque Itinerantium Cura

 VII Congreso Mundial de la Pastoral de los Migrantes

Roma, 17 – 21 de noviembre de 2014

Tema: «Cooperación y desarrollo en la pastoral de las migraciones»

 

 DOCUMENTO FINAL

 

I. EL EVENTO

1. El VII Congreso Mundial de la Pastoral de Migrantes se celebró, del lunes 17 de noviembre al viernes 21 de noviembre de 2014, en el Aula Magna de la Universidad Pontificia Urbaniana, en Via Urbano VIII n. 16, Ciudad del Vaticano. El lema del Congreso fue: “Cooperación y Desarrollo en la Pastoral de las Migraciones”.

2. El Congreso reunió a 284 participantes procedentes de los cinco continentes y de más de 90 países de todo el mundo. Entre los delegados se encontraban, además del Patriarca Maronita de Antioquía, cardenales, arzobispos, obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, miembros de Institutos Seculares, agentes seglares de pastoral, así como numerosos representantes de diferentes asociaciones o movimientos católicos, eclesiales y laicos. Entre los participantes se encontraban seis delegados fraternos del Patriarcado Ecuménico, del Patriarcado Ortodoxo de Rumanía, de la Iglesia Ortodoxa de Grecia, de la Comunión Anglicana, de la Federación Luterana Mundial y del Consejo Mundial de Iglesias.

3. El Congreso fue inaugurado solemnemente por Su Eminencia el Cardenal Antonio Maria Vegliò, presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes, en presencia de Angelino Alfano, ministro del Interior del gobierno italiano, de embajadores y representantes de las misiones diplomáticas acreditadas ante la Santa Sede en Roma, de Dña. Francesca Di Giovanni en representación de la Segunda Sección para las Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado, quien pronunció un discurso, de los miembros de las organizaciones internacionales y no gubernamentales, entre los cuales cabe citar al orador invitado, Su Excelencia el Embajador William Lacy Swing, director general de la Organización Internacional para las Migraciones, expertos y representantes de organizaciones implicadas de manera directa o indirecta en el bienestar material y espiritual de los migrantes.

4. El Congreso se concibió de tal manera que cada día se pudo abordar un tema diferente en el contexto más amplio del lema de este Evento. La metodología aplicada en cada jornada de trabajo se estructuró de modo que, a través de varias conferencias y ulteriores debates que se ceñían a las cuestiones abordadas durante las principales conferencias (por ej. mesas redondas), se abordase un intercambio personal y una puesta en común de ideas y reflexiones concretas durante los grupos de trabajo de la tarde.

5. El primer día del Congreso, martes 18 de noviembre de 2014, se inauguró con la celebración de la Santa Misa ante el Altar de la Cátedra en la Basílica de San Pedro, presidida por Su Eminencia el Cardenal Antonio Maria Vegliò, presidente del Pontificio Consejo. Las sesiones de trabajo de la jornada estuvieron dedicadas al tema de la diáspora, en particular a la migración laboral de trabajadores, un fenómeno característico de muchas naciones del mundo. Su Eminencia el Cardenal Luis Antonio Tagle, arzobispo de Manila y miembro del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes, fue el orador principal de la jornada e intervino sobre el tema: “Diáspora y Cooperación al desarrollo del mundo y de la Iglesia”. En el contexto de esta conferencia principal sobre el tema de la diáspora surgió una importante cuestión que, a menudo, suele verse afectada por la migración laboral, es decir, la de la familia. En ella se centró la primera mesa redonda del Congreso bajo el título: “La familia migrante en el contexto de la diáspora”. Fueron tres los oradores invitados a debatir e intercambiar sus opiniones sobre dicho tema durante la mesa redonda, todos ellos procedentes de tres diferentes contextos culturales: Su Excelencia Mons. John Charles Wester, obispo de Salt Lake City (EE.UU.), Su Excelencia Mons. Lucio Andrice Muandula, obispo de Xai-Xai (Mozambique) y Su Excelencia Mons. Mario Toso, secretario del Pontificio Consejo para la Justicia y Paz (Santa Sede). El moderador de la mesa redonda fue Mons. Domenico Pompili, subsecretario de la Conferencia Episcopal Italiana (Italia).

6. Continuando la reflexión sobre la cooperación y el desarrollo en la pastoral de las migraciones, la palabra clave para la segunda jornada del Congreso (miércoles, 19 de noviembre de 2014) fue “partner”. El Dr. Johan Ketelers, secretario general de la Comisión Católica Internacional para las Migraciones (Suiza) y consultor del Pontificio Consejo, fue el encargado de pronunciar la conferencia principal: “Los migrantes en calidad de partner en el desarrollo de los Países de origen, de tránsito y de destino”. El concepto de “partner” se desarrolló en los debates que se llevaron a cabo durante la segunda mesa redonda del Congreso, que analizó “El papel de las mujeres migrantes entre cooperación y desarrollo”. Tres oradoras, la Hna. Patricia Ebegbulem de Lagos (Nigeria), coordinadora de African Network Against Human Trafficking, la Dra. Martina Liebsch, directora de Políticas de Caritas Internationalis (Santa Sede) y la Hna. Rosita Milesi de Brasilia (Brasil), directora del Instituto de Migraciones y Derechos Humanos (Instituto Migrações e Direitos Humanos), participaron en el debate que fue moderado por Dña. Angela Ambrogetti, periodista y directora de www.korazym.org (Italia).

7. La tercera jornada del Congreso, jueves 20 de noviembre de 2014, se centró en el tema de la dignidad de los migrantes. El orador de la conferencia principal, bajo el título: “La dignidad del migrante, creado a imagen y semejanza de Dios, hijo de Dios, que lleva impresa la imagen de Cristo migrante”, fue Su Excelencia el arzobispo Silvano M. Tomasi, observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas (Suiza). Durante la tercera mesa redonda se prestó atención a la cuestión de los jóvenes migrantes y su papel en la sociedad y en la Iglesia. Los tres oradores invitados, encargados de desarrollar y debatir sobre el tema de los “Jóvenes migrantes: potencialidad para la construcción de puentes de cooperación entre sociedades hacia el desarrollo”, fueron: Su Excelencia Mons. José Domingo Ulloa Mendieta, arzobispo de Panamá y presidente de la SEDAC, Su Excelencia Mons. Barthélémy Adoukonou, secretario del Pontificio Consejo para la Cultura (Santa Sede) y el Reverendo Padre Maurizio Pettenà, director nacional del Australian Catholic Migrant & Refugee Office en Canberra (Australia) y consultor de este Pontificio Consejo.

8. Durante el Congreso, los participantes tuvieron la oportunidad de escuchar y ver breves presentaciones elaboradas por once Conferencias Episcopales de todo el mundo. Asimismo, pudieron escuchar el testimonio de una periodista caboverdiana que reside en Roma, Dña. Maria De Lourdes Jesus, quien compartió su historia y experiencia personal de migración de la República de Cabo Verde y su integración en la sociedad italiana. Estos momentos brindaron la oportunidad de experimentar y ser testigos, al menos en pequeña medida, de la riqueza y de la variedad que la Iglesia católica ofrece en su pastoral de migrantes.

9. El Congreso concluyó el viernes 21 de noviembre de 2014, con la Audiencia de Su Santidad el Papa Francisco. Después de la presentación del comunicado de prensa en su versión final y el discurso de clausura de Su Eminencia, el Cardenal Antonio Maria Vegliò, presidente del Pontificio Consejo, en el Aula Magna de la Pontificia Universidad Urbaniana, los participantes se trasladaron al Palacio Apostólico donde fueron recibidos por el Santo Padre a las 12 del mediodía. Dirigiéndose a los participantes en el Congreso, el Papa Francisco señaló que aquellos que emigran aspiran a un futuro mejor para sus familias, arriesgándose incluso a la decepción y al fracaso. Los migrantes son capaces de hacer realidad el deseo de un futuro mejor para sí mismos y para sus familias, pero al mismo tiempo se enfrentan también a problemas que se derivan de estos beneficios. La Iglesia debe seguir siendo una fuente de esperanza para los migrantes, que en numerosas ocasiones experimentan la desilusión, la angustia y la soledad. Invocando la intercesión de la Sagrada Familia, que experimentó el exilio en Egipto, el Santo Padre impartió su Bendición Apostólica a todos los presentes.

 

II. CONCLUSIONES

El objetivo del VII Congreso Mundial de la Pastoral de Migrantes fue analizar el fenómeno de la migración, prestando particular atención a los inmigrantes económicos. Sin embargo, los participantes desean mencionar la existencia de flujos migratorios mixtos, que también pueden estar formados por grupos de refugiados, de desplazados internos, de migrantes por motivos climáticos, etc., así como la dificultad para efectuar, a veces, una clara distinción entre estos movimientos.

No obstante, a la luz del propósito del Evento, los participantes en el VII Congreso Mundial afirman que:

1. La migración sigue siendo un signo de los tiempos, en el que la centralidad de la persona humana y la dignidad humana adquieren una importancia cada vez mayor.

2. El desarrollo representa un proceso dinámico que implica crecimiento, avance, empoderamiento y progreso, y cuyo objetivo final es el de incrementar las capacidades humanas, ampliar el ámbito de las decisiones humanas y crear un entorno seguro y estable en el que todos los habitantes de un mismo País puedan vivir, trabajar y profesar su fe con dignidad e igualdad, tanto en el ámbito civil como en el eclesial.

3. La dignidad humana de todos y cada uno de los migrantes es de suma importancia. Las variables religiosas, étnicas, sociales o culturales, la ciudadanía o la falta de ella, no cambian este hecho que otorga a cada persona un valor inherente e inconmensurable, y una dignidad por la que toda vida humana es y debe ser considerada sagrada.

4. Los beneficios que pueden aportar la presencia de migrantes superan con creces los factores exclusivamente económicos, beneficios de los que se favorecen no solo los Países receptores, sino los Países de origen y, en algunos casos, también las comunidades de tránsito.

5. El tránsito de los migrantes reviste especial importancia. Es mucho más que la simple relación entre la partida y la llegada de migrantes, es fuente de algunas de las dificultades que experimentan los migrantes.

6. Existe una lamentable tendencia por parte de las comunidades eclesiales y de las organizaciones a trabajar de manera aislada, creando así un vacío que puede exponer al migrante vulnerable a la violación de sus derechos y ser una fuente continua de dificultades a la hora de crear programas pastorales adecuados en la Iglesia de llegada (incluidos la proclamación del Evangelio, la formación para la recepción de los sacramentos, la evangelización y la interiorización de los valores y de los conceptos cristianos).

7. La fe personal y la piedad popular de los migrantes son una expresión de su experiencia personal de la fe cristiana y representan un vínculo entre la Iglesia de origen y la de destino. La integración no implica ni una separación artificial ni una asimilación, sino que brinda más bien la oportunidad de identificar el patrimonio cultural del migrante y reconocer sus dones y sus talentos para el bien común de toda la comunidad eclesial.

8. Las políticas migratorias modernas tienden a hacer hincapié en la dimensión individual de la decisión de una persona de migrar, centrándose en el aspecto laboral de la migración en vez de tomar en consideración la familia migrante. De hecho, la política nacional en materia de migración a menudo suele ser una de las causas de separación familiar y de la ruptura de las relaciones familiares que pueden derivarse.

9. A menudo, la familia migrante se encuentra dividida entre la experiencia del desarraigo del lugar de origen, por una parte, y la falta de integración en la nueva sociedad, por otra. Esto genera una especie de tensión que tiene una fuerza destructiva que afecta tanto al individuo como a toda la familia.

10. La cuestión de la separación de la familia, causada por sistemas de migración imperfectos, es motivo de gran preocupación y reviste la máxima importancia para la pastoral de migrantes, en particular para aquellos Países con una fuerte diáspora.

11. La pastoral de migrantes debe tener en cuenta la distinción entre la primera, la segunda y la tercera generación, puesto que cada una posee características y dificultades específicas y propias.

12. Hoy día, a las mujeres migrantes no se las reconoce únicamente como dependientes o parte del proceso de reunificación familiar, sino como agentes independientes, sostén de la familia y/o artífices de su proyecto migratorio. La migración puede ser un importante instrumento y oportunidad de empoderamiento para las mujeres.

13. Los jóvenes migrantes necesitan un ambiente social que permita y favorezca su desarrollo físico, cultural, espiritual y moral.

14. Existen tres áreas en las que los jóvenes migrantes pueden tender puentes entre las sociedades, a la vez que se comprometen con las personas con las que viven y trabajan: a través de sus relaciones con otros, su educación y su vida laboral.

15. Las sectas siguen creciendo y representan un reto concreto para la pastoral de migrantes, especialmente con respecto a las jóvenes generaciones.

16. En el contexto más amplio de la migración, en el que actualmente una gran mayoría de migrantes modernos no son ni católicos ni cristianos, la cooperación ecuménica y el diálogo interreligioso revisten una enorme importancia.

 

III. RECOMENDACIONES

Los participantes, teniendo en cuenta las conclusiones derivadas del VII Congreso Mundial, desean declarar su compromiso de llevar a la práctica las siguientes recomendaciones:

1. Las comunidades eclesiales locales deben trabajar juntas para establecer un enfoque común y humano a los problemas y a las dificultades inherentes a la migración (por ejemplo, colaborando con las Conferencias Episcopales, los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones de carácter religioso), para proteger los derechos de los migrantes y prevenir la trata de seres humanos, la explotación y otros crímenes semejantes. Insistiendo en el trabajo dentro de un sistema de redes sociales (que nace de un simple intercambio de datos de contacto, como direcciones de correo electrónico, números de teléfono, datos de Skype y direcciones de los agentes de pastoral para los migrantes) se puede fortalecer una pastoral más generalizada.

2. Aquellos que, en la Iglesia, tienen la responsabilidad de la misión de la enseñanza se esforzarán por ampliar su conocimiento y comprensión del Magisterio de la Iglesia con respecto a la migración que, a su vez, tiene la capacidad de transformar la teoría en práctica a nivel local.

3. Los pastores de la Iglesia deben pronunciarse con una sola voz en materia de migración. La Iglesia es una voz profética para la correcta integración de los migrantes en las comunidades receptoras, teniendo presente la universalidad de la comunidad eclesial católica. Esto conlleva un enfoque pastoral más amplio, que va más allá del aspecto meramente caritativo.

4. La Iglesia puede hacer un mejor uso de los medios de comunicación para incrementar los derechos de los migrantes. La sensibilización a nivel de parroquia local, la animación a votar en favor de la justicia y la igualdad, la creación de centros de estudios y las publicaciones tienen la capacidad de transformar la narrativa sobre la migración. Es necesario informar adecuadamente a la opinión pública sobre la verdadera situación de los migrantes, no solo en el País de destino sino también en su País de origen.

5. Puesto que el fenómeno de la migración irregular es una de las causas de la explotación del trabajador migrante y de su familia, los fieles deben defender políticas de inmigración más justas e inclusivas por parte de los gobiernos, que ayudarán al migrante en su búsqueda de oportunidades de empleo y de mejores condiciones de vida, salvaguardando el papel de la familia y de la mujer y, al mismo tiempo, previniendo la explotación y/o el tráfico de trabajadores migrantes y otras formas de abuso.

6. La Iglesia es, a todos los niveles, una comunidad de esperanza y de acción que se expresa a través de la solidaridad con las personas migrantes, las actividades de promoción en su nombre (especialmente de los niños y de los menores no acompañados), la sensibilización de los fieles que lleva a un compromiso práctico, los esfuerzos destinados a afrontar las principales causas de la migración forzada y a través de la asistencia en la provisión de alimentos, de alojamiento, de atención médica y de asistencia jurídica a los migrantes, sin importar su estatus.

7. La Iglesia en el País de origen, la Iglesia en el País de tránsito y la Iglesia en el País de destino deberán mejorar la comunicación y la comunión, y trabajar juntas para crear programas de prevención, organizados por sus respectivas Conferencias Episcopales.

8. La colaboración entre la Iglesia de origen y la Iglesia de acogida debe intensificarse, sobre todo con respecto a las dos primeras generaciones de migrantes. A través de la formación de agentes de pastoral y agentes sociales capaces de tender puentes entre las dos realidades, esta colaboración requiere un diálogo entre las dos culturas y tiene en cuenta los problemas específicos de cada generación.

9. Todos los agentes de pastoral que asisten a los migrantes deben garantizar que se escuche la voz de los migrantes, hecho que a su vez facilita las actividades de defensa en su nombre. La Iglesia tiene que asegurarse de que se reconozcan y se aprecien sus historias.

10. Los programas pastorales diocesanos y las iniciativas relativas a los jóvenes migrantes deberían centrarse en su formación integral, que incluya la formación para convertirse en colaboradores activos entre su cultura de origen y la del País en el que residen actualmente. Para un mayor entendimiento mutuo, es necesario hacer hincapié en el respeto de la cultura ajena.

11. Los programas pastorales diocesanos pueden considerar la posibilidad de colaborar con las escuelas locales de formación profesional, para poner en marcha programas de certificación que pudieran reconocer y dar la acreditación necesaria a jóvenes migrantes, por lo que la aportación de sus habilidades y talentos pueda, a su vez, ser una oportunidad para contribuir al desarrollo de su País de origen, en el caso de que regresen a él.

12. Los programas de formación para sacerdotes, religiosos y agentes de pastoral deben tener en cuenta las dimensiones teológicas y pastorales de la migración. La formación del clero y de los laicos exige, por tanto, una formación intercultural, conocimientos, una formación para el diálogo y la valorización del potencial de los migrantes, que incluya su papel en la Nueva Evangelización. A nivel local, esto se expresa a través de la necesidad de formar a los mediadores culturales, que sepan hablar el idioma y entiendan la cultura de los migrantes y la expresión de fe que traen consigo.

13. Es necesario fortalecer e intensificar la presencia y el papel de los Movimientos y de las Asociaciones eclesiales laicas, cuyas estructuras tienen la ventaja de operar en un contexto diferente (y a veces más flexible) con respecto a las estructuras eclesiales formales para la pastoral de migrantes.

14. Cada Conferencia Episcopal o correspondiente estructura eclesial jerárquica de las Iglesias Orientales se compromete a establecer un determinado órgano (oficina, comisión, subcomisión) específicamente comprometido con la pastoral de migrantes. Este podría ser un paso hacia la construcción de una mejor red entre las Iglesias. El Pontificio Consejo para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes, a su vez, podría ser el punto de referencia común o el punto de coordinación de esta pastoral específica.

 

Boletin SAL 3-2014

 

Boletin SAL 3 – 2014

Geneviève Tyack, presidenta, 1998-2001

 

 Testimonio  de  mi  compromiso en el  MIAMSI.

Soy Genevieve Tyack,  de  la Isla  Mauricio.  Entro en la ACI, hace 45  años. Comienzo en un equipo de señoras en 1968. Este equipo sigue reuniéndose. La visita de Marie Louise Monnet me impulsa. Tengo la suerte de recibirla para una comida en la que comparte su fe y su convicción sobre la evangelización de los medios independientes. Me  apasiona este intercambio y rápidamente entro en la Junta Nacional.

La espiritualidad  del movimiento, es para mí una gran novedad .

“Evangelizar nuestras mentalidades para cambiarlas y hacerlas conformes con el evangelio, a través  de la lectura de  nuestras vidas y el método ver-discernir-actuar”

Vincular la vida con la fe, reflexionar sobre las estructuras del pecado, analizar mis reacciones y actitudes, reflexionar sobre la situación política, económica, social de mi país, del mundo, son para mí un camino concreto de evangelización. Unos años más tarde acepto la responsabilidad nacional. Y luego participo en la Junta Inter islas.      Asumo la responsabilidad de esta junta durante varios años.

En la AG de México en 1996, entro en la Junta Internacional, llego a ser presidenta en  1998 hasta 2001.

Lo que más me importa en este movimiemto es el cuidado que damos a lo que pasa en nuestras vidas cotidianas, nuetras familias, nuestro país, el mundo, la política, la economía, lo social.nuestra fe no está encerrada dentro de los muros de una iglesia, está en el corazón del mundo.

Así en Mauricio cambiamos el término ACI por Fe y Vida. Quisiera ir más allá diciendo fevida en un solo impulso!!!  Para mí es todo uno.  Y eso lo he descubierto a través de nuestro método, a través de las reuniones de Acción Católica, medio obrero medio independiente, las  numerosas agrupaciones de  Acción  Católica,  las  visitas a todos los  continentes,  la  riqueza  de los  intercambios por el mundo.he aprendido mucho. Cambió mi manera de ver el mundo y me he comprometido  hasta en política  sabiendo que en ese ámbito se toman todas las decisiones que pueden cambiar el mundo. Hoy he aceptado colaborar en una acción de  Naciones Unidas en el pueblo costeño donde vivo.  Rehabilitar una ciudad obrera en una zona de gran pobreza. He aceptado esa responsabilidad porque fue un sueño del  MIAMSI durante mi mandato cuando llegamos a ser miembros observadores de Naciones Unidas.

   “ erradicación de la  pobreza” 

Un momento clave fue el congreso de  Fiuggi  en  2000.  Todas estas personas unidas con un  objectivo único :  “transformarse para transformar  el  mundo”.  La ACI me hizo comprender  que al hacer lo posible de hoy podíamos hacer posible lo imposible de MAÑANA’.

 

Maria Teresa Caviglia, presidenta, 2008-2012

 

Sin lugar a dudas el hecho de haber ejercido la presidencia del Miamsi ha sido una de las experiencias más  impactantes de mi vida.

 

Estar al frente del Miamsi es un servicio hacia el interior del movimiento de representación y coordinación  y al mismo tiempo un servicio al interior de la Iglesia. El movimiento con su espiritualidad a partir de la vida, su posición  inclusiva, donde opción preferencial por los pobres tiene mucho para decir  y numerosos testimonios para dar.  El tomar conciencia de todo lo que teníamos par aportar a la Jerarquía sobre nuestro carisma y nuestra formar de seguir con fidelidad el mensaje de Cristo, pese a nuestras incongruencias, fue de los hechos que más me marco en estos cuatro años pasados.

 

El otro aspecto que me resultó importantísimo fue la posibilidad de conocer y profundizar la relación con los diferentes movimientos nacionales con culturas, razas e idiosincrasias diversas pero constatando que pese a  esas diferencias  todos tienen la misma óptica para ver la sociedad que les rodea y entienden  que el camino a transitar como cristianos es el mismo: el servicio a nuestros hermanos siendo la voz de los que no la tienen y analizando con sentido crítico cuál puede ser como personas con responsabilidades nuestro papel para construir un mundo más justo y fraterno.

Noticias

Fotos